lunes, 13 de septiembre de 2010

La Telesita


Si bien se le ha dado nombre y apellido -Telésfora Castillo- nadie sabe a ciencia cierta si ha existido en realidad esta joven que representa uno de los mitos más populares de la provincia de Santiago del Estero, ubicada al norte de la República Argentina, reconocida por tener por capital a la más antigua de las ciudades del país (se la llama "Madre de ciudades"), por el mantenimiento de las tradiciones y por ser una inagotable fuente de artistas populares, sobre todo músicos folklóricos.
De la Telesita se cuenta que vivía en extrema pobreza en el monte santiagueño, del cual salía al escuchar los acordes musicales, y llegaba a los bailes sola, descalza y vestida pobremente, poniéndose a bailar sin cesar hasta el amanecer. Cuando todo terminaba, ella partía sola -tal como vino- rumbo al monte guiándose por las orillas del Río Salado. Pero un día no apareció sin que nadie supiese el por qué.
Los gauchos, preocupados por su ausencia, salieron a buscarla y encontraron su joven cuerpo quemado. Desde entonces, se presencia es recordada en los bailes -las telesiadas- durante los que se hacen pedidos de favores y gracias a la santa pagana y su cumplimiento es considerado obra de ella.
La tradición indica que, para que se cumplan las plegarias, el suplicante deberá bailar siete chacareras (danza folklórica tradicional santiagueña, de ritmo ligero y con acompañamiento de percusión por bombo), durante las cuales quien hizo la promesa y su compañera o compañero de baile, deberán beber una copa de vino o licor, reservándose a los músicos la bebida que no haya sido consumida.
al final del baile, como coronoación de la ceremonia, se quema un muñeco de paja que representa a La Telesita y al cual se lo mantuvo colgando de un borde del techo de la finca -en general, ranchos rurales- en la que se tocó música, se cantó, se bebió y, sobre todo, se bailó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada